EL DCP se puede sentir en cualquier punto de la pelvis

El dolor de cintura pélvica (DCP) puede variar de leve a muy intenso y se puede sentir en diferentes puntos de la pelvis. Las zonas afectadas más habituales suelen ser la sínfisis púbica (justo en el pubis), las ingles, la cara interna de los muslos, las caderas, las lumbares y las nalgas. La “ciática” o ciatalgia típica del embarazo, si no va acompañada de adormecimiento o debilidad muscular extrema, y si el dolor no irradia hasta más abajo de la rodilla, es otra manifestación de DCP. El DCP puede aparecer en el embarazo y continuar en el postparto, o puede darse sólo después del parto. La intensidad y la localización del dolor pueden variar durante el embarazo y pueden ser diferentes entre embarazos. El dolor puede ser constante o aparecer y desaparecer sin un patrón evidente.

Postura y movimiento

El dolor suele comenzar sólo después de cierto tiempo si se mantiene una postura. Por ejemplo, después de 10 minutos de pie, 20 minutos sentada o 60 minutos acostada. A menudo es doloroso cambiar de posición, como al pasar de estar sentada a estar de pie o al darse la vuelta en la cama.

¿Cuándo es necesario acudir al médico?

Si además de dolor sientes adormecimiento y/o debilidad en los gemelos, tobillos, pies o dedos de los pies, consulta con un médico. Si tienes incontinencia urinaria súbita (más de unas pocas gotas), contacta con tu médico o matrona. Si experimentas pérdidas de orina o incontinencia fecal, dolor vaginal o durante el sexo, pesadez vaginal o un bulto en la zona, la fisioterapia/kinesiología de suelo pélvico/uroginecológica puede ser de gran ayuda. Es importante que no dejes pasar estos síntomas si aparecen y consultes con un profesional.

¿Cuándo es necesario consultar con un fisioterapeuta?

Si sientes que has perdido el control de tu cuerpo, o el dolor interfiere en tus actividades cotidianas, es aconsejable que busques un terapeuta especializado que te ayude a retomar el control de la pelvis. La app gratuita Rost Moves Mamas también puede ser de ayuda: en ella encontrarás imágenes claras y detalladas de cómo modificar actividades y movimientos cotidianos para evitar que el dolor aparezca.